Ser de uno

Pon tu decisión sobre la mesa y lo discutiremos. Sabes bien que lo que yo piense también cuenta y, además, el dinero, como el tiempo, es de los dos. Por eso estamos juntos, ¿no?, para estar juntos. No me pongas esa cara. Y digo: ¿es realmente necesario? Bueno, no me grites, sabes que no lo soporto. Al final, no se puede hablar contigo, que te crispas de nada. Como te decía, ¿es realmente necesario? Pero, ¿cuál es el plan? Yo no lo veo nada claro. No se tú. Que no. Que no te tomo por tonta y se que me lo has dicho antes. No, cien veces no.

Cuando la unión deshace la fuerza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario