Cuando a la flor de la edad no le quedan huesos

Decía y estaba convencido de que iba a morir joven. Llegó a los 89 y seguía diciéndoselo a los amigos que le quedaban y a otros nuevos de la edad de sus nietos. ¿Pero qué dices? Ya tienes casi un siglo menos 10. Si, y me ha alcanzado sólo para hacer unas cuantas cosas y poco más. Aún no tengo la experiencia ni la sabiduría que dicen que llega cuando uno se hace mayor. El tiempo se ha pasado rápido y el cuerpo lo ha seguido sin acompañarme. Eso es todo.Microrrelato, microficcion, minicuento, relato bonsai, texticulo, hiperbrevedad, relato hiperbreve, microcuento, ficcion subita

No hay comentarios:

Publicar un comentario