El recuerdo del sábado

¡Buenos días! Quisiera llevar el recuerdo que salió en la revista La Vida que tú quieras de los sábados.
¡Cuánto lo siento! Ya no me queda ni uno. Se vendió muy bien. Vamos, un exitazo.
¡No me diga! Es que ese recuerdo era justo para mí.
Si no lo dudo. Por eso está agotado.
Va a recibir más.
No lo sé querida. Era una edición limitada, pero como me lo han pedido muchos… quién sabe. Lo mismo lo vuelven a sacar.
¿Alguno parecido que pueda recomendarme?
Ah querida, en esas cosas no me meto. Es mejor que lo elijas tú misma que yo no quiero ningún tipo de problemas. Cada día son más las denuncias por ‘inducción’, ¿me entiendes, no?

9 comentarios:

  1. Haces una composición muy bonita pero debo de leerla más veces para participar del mensaje.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Excelente como siempre

    Un placer leerte.
    Estaba ausente por cuestiones de salud..
    pero ya de regreso..


    Un abrazo
    Con mis
    Saludos fraternos


    Que tengas una muy buena semana..

    ResponderEliminar
  3. Hola Samanta, aunque tarde, al fin he venido a visitar tu blog. ¿Sabes que pasa? pues que llevo unos días muy ajetreados y no tengo tiempo para nada. A ver si a partir de ahora se arregla. Pasaré mas despacio y leeré todo lo que has publicado con tranquilidad ¿de acuerdo?
    Esta última entrada si que me ha gustado. Un abrazo amiga Samanta.

    ResponderEliminar
  4. Ayyy... qué malos son los lunes! Hoy me he levantado un poco "espesita" y voy a tener que volver a leer tu microrrelato "para captar el mensaje". Lo que sí he "captado" es que me gusta tu forma de expresarlo.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  5. GRACIAS POR LLEGAR HASTA MI,
    ES TODO UN PLACER
    PASEARME POR ESTE ESPLENDIDO
    LUGAR LLENO DE CULTURA
    CONOCIMIENTO PERO SOBRE TODO
    SENTIMIENTOS.
    ME QUEDO UN RATITO MAS..
    CON SU PERMISO
    BESOS Y BUENAS TARDES

    LuNa

    ResponderEliminar
  6. Aunque el recuerdo fuese dirigido hacia una persona determinada... ahí está... agotada la edición, y dejando a su destinataria sin ella.

    Y jamás habrá otro recuerdo que le sustituya, pues sería un delito de ·"inducción"...


    Un saludo en un lunes que comienza a declinar...

    ResponderEliminar
  7. Vivir consiste en construir futuros recuerdos.

    De eso se trata hoy en día, de demostrar quién es el que más destruye su cuerpo. Inflar el pecho como mostrando una nueva medalla de boyscoute por Inducción Autónoma. Y todos te admiran por eso. Pero dentro de ese aire que te infla sentís el vacío del no recuerdo. Y es donde pensás otra noche que no es recuerdo. Entonces me doy cuenta de los pocos recuerdos que tengo, de la poca vida que llevo. Abrazos. Angelito.

    ResponderEliminar
  8. Perfecto, el recuerdo es de cada cual y la vida será según el sentir que de forma particular cada uno sienta y las circunstancias le permitan. Una vida inducida es una vida casi cegada y una vida menos que prestada, que esa en todo caso podría ser la vida de alguien, pero la inducida es una vida engañada y estafada…
    Buen hacer el tuyo, que sabes cómo decir mucho con pocas palabras, todo un arte… Un placer leerte… Besos, Antoñi

    ResponderEliminar
  9. Seguramente aquella revista estaba formada por 50 y tantas hojas en blanco... Saludos!

    ResponderEliminar