Clic

Tiene la mano apoyada en su hombro, que presiona, para acercarla un poco más a su pecho. De perfil, la mira fijo; la boca ligeramente abierta prepara una sonrisa que  solo se intuye.
Ella tiene las piernas cruzadas y mira una luz o una esquina del techo dejándose abrazar. Creo que está a punto de decir algo.
El sofá en el que están sentados es rojo con flores. Él va a darle un beso; en la mejilla o en la boca si ella gira la cara. ¿Pero quién lo sabe?
Ema decide creer que se quieren bien; son muy jóvenes, incluso, más que ella.
Suspirando, pone la primera imagen dentro del álbum que pronto reconstruirá la historia familiar que quiere conservar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada