¡Mmm!

Le dije que no se molestara porque había desayunado hacía cosa de veinte minutos y que pasaba para saludar. Mamá me miró y diciendo “¡Justamente por eso!” se puso a preparar mi comida favorita, que duró hasta la cena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada